Mundo feliz

Lo que √Čvole hizo no fue enga√Īarnos, porque casi desde el minuto uno se vio que aquello no iba de enga√Īo, sino de juego "Wellesiano" siguiendo el modelo de La guerra de los mundos, pero adem√°s d√°ndonos pistas para que supi√©ramos que el camino no nos llevaba a la realidad, sino a Evolandia.