muqtada al-sadr

Viene de lejos: un parlamento fragmentado y un sistema sectario de reparto del poder tienen el Ejecutivo paralizado, pendiente de chi铆es divididos y choques de liderazgos.
Las fuerzas de seguridad han utilizado gases lacrim贸genos y tambi茅n fuego real para contener a los manifestantes, afines al cl茅rigo que han asaltado las instituciones.
El poderoso musulm谩n ha anunciado hoy que deja la pol铆tica y cierra sus instituciones en respuesta a un estancamiento pol铆tico persistente.
鈥淓s el d铆a la victoria contra la corrupci贸n, el terrorismo, las milicias, la pobreza, la injusticia, y la esclavitud鈥, proclama al saberse vencedor.