nieve

nadie quiere la nocheAvanzando entre la niebla, apenas veo a los compañeros que caminan delante. Hemos parado las motos de nieve y subido una planicie desde la que vemos indicios del glaciar que queremos explorar. Un viento atroz trae copos de nieve escarchada que azota cada poro de piel expuesta.