ninos-y-tecnologia

Las ideas preconcebidas que asocian una mayor brillantez intelectual al género masculino empiezan a afectar a las niñas a
chico adolescenteUna etapa en la que intentas ser el adolescente perfecto y sacar buenas notas, hacer el mejor tiempo en los 200 metros (o en cualquier deporte que te apasione), tener el mejor perfil de Instagram, la mayor cantidad de "me gusta" en Facebook. Es una etapa en la que lo que define a una persona no son sus actos, sino el número de seguidores que tiene.
Littlebits está pensado para aprender electrónica. Se trata de módulos con funciones específicas que van desde los más simples
Este falso concepto de multitarea que manejan algunos no es inocuo, y tiene consecuencias significativas. Numerosos estudios demuestran que cuando el cerebro pasa de una tarea a otra, los circuitos neuronales hacen un receso entre la una y la otra, y reduce la eficacia en el desarrollo de las tareas.
No estoy diciendo que el consumo de videojuegos agresivos influya 100% en este comportamiento negativo a largo plazo, pero sería un factor más que contribuiría a que los niños crezcan acostumbrados a un mayor nivel de adrenalina, agresión y violencia.
Como educadora que aboga por un uso consciente y adecuado de la tecnología, podría hablar sobre este tema de manera indefinida. En cambio, voy a escribir aquí como madre. Estas son las 10 razones por las que voy a seguir dando a mis hijas dispositivos electrónicos y otras formas de tecnología.
Los niños y los jóvenes utilizan la tecnología entre 4 y 5 veces más del tiempo aconsejado, lo que puede acarrear consecuencias nefastas. Como terapeuta ocupacional, apelo a padres, profesores y gobiernos para que prohíban que los niños menores de 12 años usen todos estos artilugios.
Las personas tienden a infravalorar la obsesión por el móvil o por internet porque no sienten que fisiológicamente les haga daño. Lo cierto es que dejar de jugar al videojuego, perder el móvil o no estar conectado tiene consecuencias, como la irritabilidad, incertidumbre, aburrimiento o nerviosismo.