novela diaria era tan suave

2013-06-30-cintilloeratansuave.jpgEl atuendo habitual del Capit√°n, heredado de los a√Īos en los que se dedic√≥ a la pesca en altamar, consist√≠a en un impermeable amarillo con gorro y botas katiuskas a juego. No era demasiado ortodoxo para un polic√≠a, pero √©l se sent√≠a c√≥modo as√≠.
2013-06-30-cintilloeratansuave.jpgAquel peculiar crustáceo, ataviado con bufanda y sombrero, que le estaba atendiendo, no tenía pelo, pero sí unas pronunciadas patillas negras. Se llamaba Rodolfo Langostino y era el encargado del depósito de cadáveres.
2013-06-30-cintilloeratansuave.jpgSe había prometido no llorar pero le fue imposible controlarse. Cuando la cremallera de la bolsa hubo bajado hasta el final, dejando completamente a la vista el cadáver de Mimosín, los ojos se le llenaron de lágrimas.
2013-06-30-cintilloeratansuave.jpgLa historia que relata esta novela sucede diez a√Īos despu√©s de la fundaci√≥n de Marketinia. La crisis no parece remitir y los seres que un d√≠a protagonizaron spots televisivos y llenaron vallas de carretera, han cambiado por completo su forma de vivir. Y de morir.