novela-grafica

La larga tradición de cómics mudos, de libros tejidos con viñetas y sin bocadillos, vuelve a dar que hablar. Ni una palabra