novela

un jardín al norteEn esta novela, Rosalind Fox y Juan Luis Beigbeder son mis personajes. Son unos enamorados rodeados de importantes peligros y enemigos. Ellos mismos son parte de esos enemigos. Y enfatizo mi derecho a otorgarles una existencia quizás mas heroica, porque fueron, en la vida real, unos enamorados heroicos.
Santiago Posteguillo (Valencia, 1967) es el autor espa√Īol m√°s vendido de novela hist√≥rica. Apasionado de la antigua Roma
Mitsuyo Kakuta vendió más de un millón de ejemplares de su novela La cigarra del octavo día, publicada en 2007 en Japón y
Una venda aparatosa cubre la mano derecha del escritor Luis Landero (Alburquerque, 1948). ‚ÄúMe la da√Ī√© en un combate contra
Para tener una mayor libertad a la hora de hablar con mi mujer desde mi móvil y respirar un poco de aire fresco, había salido de casa. No bien atendió a mi llamada y nos saludamos, ella respondió con sollozos. Por un momento pensé que se encontraba afectada por la muerte de mi padre.
2013-06-30-cintilloeratansuave.jpgMister Proper no ten√≠a demasiadas ganas de irse a casa, as√≠ que decidi√≥ que se meter√≠a en el primer bar que encontrara a tomarse un copazo. No era lo m√°s apropiado para las 9 de la ma√Īana de un domingo, pero necesitaba emborracharse.
El sue√Īo de escribir una novela puede convertirse en una pesadilla al descubrir lo f√°cil que es quedarse a medio camino. Y es que sacar doscientas p√°ginas de la nada, por mucho que pueda parecer algo m√°gico, requiere de un m√©todo de trabajo. Os cuento el m√≠o, por si resulta √ļtil.
En el festival de novela negra de Barcelona, BCNegra, que terminó el sábado, también se repartieron sobres. Su comisario, el librero Paco Camarasa, repartía tras cada sesión a los autores que han participado un sobre de papel marrón, pero vacío.
¬ŅCu√°ntos cr√≠menes se tapan con las sotanas? ¬ŅSe trapichea con los delitos de los religiosos a cambio de los votos obtenibles gracias a los p√ļlpitos? Avalar las conductas pederastas e implorar al Alt√≠simo contra los enemigos de la sacrosanta religi√≥n, entra de lleno en el m√°s oscuro g√©nero negro. Y el autor lo ve a√ļn m√°s negro porque cree su hip√≥tesis literaria muy cercana a la realidad.