nuclear-de-garona

El 6 de septiembre termina el plazo y los propietarios de la nuclear siguen deshojando la margarita: si pedirán o no la ampliación de su vida útil seis años más al Consejo de Seguridad Nuclear quien, finalmente, lo decidirá.