nymphomaniac

Nymphomaniac, llena de felaciones, cunnilingus, penetraciones y orgasmos no es una película guarra, ni pornográfica y, por supuesto, nada erótica. Igual que el Cupido de Caravaggio es naturalista y alegórico a la vez, el film de Von Trier está entre la explicitud ligera y lo simbólico trascendental.