Pablo Hasel

Asegura que no se aprecian las razones de equidad, justicia y utilidad p√ļblica que podr√≠an justificar la medida de gracia.
El rapero entró en prisión en febrero por delitos de apología del terrorismo, calumnias e injurias contra la Corona.
"Que nunca ning√ļn rapero o artista acabe en la c√°rcel por decir lo que algunos no quieren o√≠r", ha dicho Jaume Asens.
Los hecho ocurrieron en una rueda de prensa en el Rectorado de la Universidad en junio de 2016.
Después de que la Audiencia haya ratificado la condena de 16 meses de prisión.
El debilitamiento de la posici√≥n de la poblaci√≥n joven en la sociedad a lo largo de los √ļltimos a√Īos ser√≠a suficiente para justificar el surgimiento de una causa juvenil.
El rapero ingresó en la prisión de Lérida el pasado 16 de febrero
Algunos creen que todo sacrificio humano, en aras del triunfo de un determinado sistema político, es deseable.
La diana en los Mossos ilustra que el debate ya no es el modelo territorial, sino poner en entredicho el sistema y el orden.
La Confederaci√≥n de Espa√Īola de Polic√≠a (CEP) present√≥ una denuncia considerando que incit√≥ a la violencia.
El rapero ha concedido su primera entrevista desde prisión, en la que se pronuncia sobre los disturbios.
“Nunca nos acostumbraremos a entrar en una cárcel para ver a personas injustamente encerradas".
Se trata de ocho hombres y mujeres que supuestamente actuaron de forma conjunta contra los agentes de Barcelona el s√°bado pasado.
La precariedad juvenil no puede servir como excusa para justificar la violencia.
Algunos manifestantes han atacado sucursales bancarias y mobiliario urbano.
Un programa de El Doce analizó las protestas por el encarcelamiento de Pablo Hasél.
Los Mossos han detenido este viernes durante otra manifestación a siete personas en Barcelona, entre ellas un menor.
La polémica detención del rapero catalán no es nueva en la vieja Europa, aunque son los regímenes autoritarios los que se llevan la palma aplicando vetos.
Pablo Hasél, con varios antecedentes penales, no es digno de convertirse en mártir, ni es un buen ejemplo de nada.
Echenique lo justifica apuntando que el texto promovido por el PP iba "contra el Gobierno" y no contra los disturbios.