participar

El móvil es una gran fuente de placer, pero también de distracción. El teléfono se ha convertido en un carro de feria: lleva de todo incorporado, no le falta el más mínimo detalle. Cada vez que compaginas el móvil con otra actividad, estás dividiendo la atención. Estás presente de cuerpo pero no de mente.