partito lotteria

El norte de Europa ha resistido parcialmente indemne a la crisis, mientras que el sur se desangraba, pero la crisis empieza ya a golpear a la puerta de Alemania. Matar a los clientes jamás fue una buena política comercial. Con algo de suerte Merkel acabará por darse cuenta, pero sólo si resultara ser más inteligente que sus secuaces.