pedro-calderon-de-la-barca

carmeloEl que se lleva el gato al agua en esta obra es Carmelo Gómez, tan natural en su forma de ocupar la escena y de decir el verso, cuando no hay nada más artificial que hablar en verso, pues uno no va rimando ni contando sílabas por la vida.