pilar-portero-y-ana-canil

El presidente, sin corbata y a 27 grados, ha seguido bajando al ruedo, manteniendo el discurso y el programa de giro a la izquierda.
La estrategia a seguir a partir de ahora entre ambos debe definirse con inteligencia y mano izquierda para que les resulte rentable.
Al problema de que los militantes socialistas no tienen como imagen m√°s que el rostro de Pedro S√°nchez, se suman otras cuestiones muy delicadas.
Nadie o muy pocos se han tomado en serio a Moreno Bonilla, al afirmar que sería capaz de repetir elecciones hasta conseguir un gobierno en solitario.
Seis d√≠as no son nada, pero no hay nada m√°s peligroso que la se√Īora que regresa con el carro de la compra y cuenta a la tele que no encuentra leche, ni arroz, ni yogures.
Pobreza y feminismo empujan a los hombres a votar a Vox, seg√ļn los pol√≠ticos.
Mientras, los aznaristas y ayusistas aprovechan para tomar posiciones y recuperar el control del partido minando a Génova sin miramientos.
Ha sido su gran día, su hito político. Le toca ahora elegir qué quiere ser en los próximos meses.
Entre su gente de confianza, hay algunos que han comenzado a jugar a varias bandas por lo que pueda pasar.
Resaltar las distancias no solo le interesa a Podemos sino también a las ministras y ministros de Pedro Sánchez.