prejuicios

igualdadHay un sector de la progresía occidental que se ha convertido en un aliado perfecto del machismo benevolente, considerando a la mujer como un ser prácticamente sacrosanto y virginal, elevando la maternidad hasta cotas tan altas que casi rozan con las de la Iglesia Católica.
160674765Estoy desnuda, mirándome al espejo, y me siento enfadada. Yo veo extremidades, piel y curvas. Pero para los políticos, mi cuerpo es sólo un posible voto. Para el colectivo provida, mi cuerpo es una máquina de hacer bebés. Para la religión, mi cuerpo es un templo. Para las empresas de publicidad, mi cuerpo es una herramienta de marketing.
katEn los dibujos animados no hay princesas de talla grande comiendo perdices con el pr√≠ncipe de turno. Ninguna actriz as√≠ protagoniza pel√≠culas junto a Brad Pitt. Gordos con gordos y delgados con delgados. Esto es as√≠. Pero entonces, ¬Ņqu√© pretend√≠a un chico tan guapo pidi√©ndome salir a m√≠?
mcdonalds wagesBlanca, veintea√Īera, razonablemente atractiva, delgada, hablante nativa de ingl√©s, de buena familia. Este era mi perfil y el de la gente de mi alrededor. Cumpl√≠a bien los requisitos para trabajar en una tienda de ropa, pero no en un McDonald's al lado de aquellos que no pod√≠an permitirse algo mejor.
se√ĪoraReferir-se a les dones grans, a les ancianes, amb la paraula ¬ę√†via¬Ľ, definir-les pel parentiu i obviar qualsevol altra caracter√≠stica, reduir-les a un pur estereotip, no √©s una elecci√≥ trivial i innocent.
se√ĪoraReferirse a las mujeres mayores, a las ancianas, con la palabra ¬ęabuela¬Ľ, definirlas por su parentesco y obviar cualquier otra caracter√≠stica, reducirlas a un puro estereotipo, no es una elecci√≥n trivial e inocente.
TAMBI√ČN TE PUEDE INTERESAR: 10 cosas incre√≠bles que no sab√≠as sobre los pelirrojos Famosas pelirrojas: de Jessica Rabbit
tummy Voy a compartir algunas panzas contigo. Unas cuantas. No sabes nada de estas barrigas ni de las cabezas a las que van unidas. Estas mujeres son mis amigas, mi gente, y est√°n dispuestas a compartir contigo sus historias para que puedas honrarlas.
Maldecimos al machismo, pero somos nosotras las que condicionamos nuestra felicidad a la aceptación social por nuestro aspecto físico. Este problema solo lo podemos arreglar nosotras, valorándonos por lo que somos. Porque somos mucho más que un cuerpo, somos el sinfín de historias y experiencias que nos definen.
Mi orientaci√≥n sexual es p√ļblica. Lo otro, lo que hacemos en la cama, eso que tanto les preocupa a ustedes, es mi vida privada. Y es privada, tanto como lo es la suya. Yo no hago ostentaci√≥n de mi vida privada, hago lo que usted: manifestar de manera natural mi orientaci√≥n sexual.