Samantha Grant dice que culparía a Markle si muriera su padre.
La princesa Diana tenía la costumbre de leer ese gran libro de la literatura británica.
"En la vida real, resulta complicado ser tan repugnante y cruel".