proceso de paz en Colombia

El pasado 27 de junio, sin lugar a dudas, ha sido uno de esos días memorables de la historia reciente de Colombia. Tras algo
corazonCon las muchas inquietudes que me sigue provocando nuestra guerra civil o cualquier otra, porque al final, todas son las mismas, Colombia y su guerra me ha respondido a muchas de mis dudas. Aunque en Mujeres al frente (tanto el libro como la película), quizás la clave esté en mirar el conflicto desde otra perspectiva, desde los ojos de ellas, las mujeres, quienes no suelen engrosar las filas de combatientes, pero sí ponen muertos, sus hijos que caen matando
colombiaJuan Manuel Santos se la jug√≥ y convirti√≥ el proceso de paz en su principal caballo de batalla, y ha dedicado sus mayores esfuerzos a conseguirlo. Pero su Gobierno es impopular y su coalici√≥n pol√≠tica se encuentra fragmentada, lo que puso en bandeja una derrota en un refer√©ndum que no ten√≠a obligaci√≥n de convocar. Colombia est√° frente a un periodo sin guerra y sin paz, en un cese del fuego que es fr√°gil, en medio de una campa√Īa electoral polarizada, una crisis fiscal profunda y sin certidumbres de que se pueda llegar a un mejor acuerdo de paz.
El pasado 24 de agosto, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ratificaron el acuerdo de paz con el Gobierno
Rara vez he le√≠do palabras tan cargadas de emoci√≥n como las de este libro. Abad padre era un hombre volcado en la defensa de los derechos humanos y el bien p√ļblico, siempre obsesionado, como buen m√©dico con vocaci√≥n social, con el combate y denuncia de las causas de las enfermedades que afectan a los m√°s pobres. Vivi√≥ con la dignidad de defender sus ideas hasta el d√≠a de su asesinato, ignorando razones de conveniencia. Lo cual es mucho decir en el universo que ha sido Colombia.
En 50 a√Īos las acciones de las guerrilla no han resuelto nada y, por el contrario, han servido como pretexto para estigmatizar todo pensamiento diferente de la ideolog√≠a tradicional de la derecha liberal y conservadora, que ha imperado en el pa√≠s todo este tiempo.
Muchos se sintieron indignados por las palabras de 'Márquez', donde prácticamente presentaba a su movimiento no como victimario, sino como víctima; pese a la estela de ataques a civiles, secuestros, siembra de minas antipersona y otros hechos de los que las FARC han sido responsables.