proteccion-contra-el-ebola

El miedo dispara las alertas, nos prepara para la acción o la huida. Pero no es posible mantenerlo activado mucho tiempo sin padecer las consecuencias de su peso. Si abusamos de él nos termina aplastando. Por eso viene bien exorcizarlo.
ébolasierraleonaNo pensaba escribir más ni seguir con el tema, pero he leído una carta de mi colega José Manuel Parra, el médico que atendió de urgencia a Teresa, y creo que es un valiente de verdad y quiero darle ánimos y mandarle todo mi apoyo. Y señor consejero, está usted fuera, muy fuera, a muchos pueblos de distancia de la realidad. Lo menos que puede hacer es pedir perdón.
Señora ministra de Sanidad, con todos mis respetos, algo ha fallado y sinceramente creo que las informaciones que se están dando en los medios de comunicación en España sobre el triste y lamentable caso de la colega infectada, sin dejar de ser ciertas no son del todo exactas.