protestas casa real

No todo han sido aplausos, felicitaciones y abrazos. Los príncipes de Asturias y la reina han tenido que escuchar también