protestas en la calle

Si alguna oportunidad emerge de la crisis financiera es la de liberarnos de esta salvaje economía que se postula como ley ineluctable. Como nos recuerda Chesterton, "la prueba de la cordura política consiste en conservar la cabeza".