protestas-en-turquia

Fue el 1 de junio un policía disparó Ethem en la cabeza en Ankara durante las protestas de Gezi. Alguien había grabado ese momento y el vídeo se difundió a través de las redes sociales. Esta vez, era casi imposible que alguien pudiera negar lo que sucedió allí, o al menos, eso era lo que creíamos.
Mientras Erdogan buscaba a quién culpar, las protestas cobraron más importancia y la población respondió con violencia a la violencia hasta que un día, un hombre dijo: Voy a mantenerme en pie. Y con eso, se creó una nueva forma de protesta.
Como cada noche desde que empezaron las protestas, la cacerolada habitual tuvo lugar a las nueve de la noche del domingo en las calles de Esmirna. Sin embago a las once, los pitos y sartenes volv√≠an a las ventanas, a√ļn con mayor intensidad.
Desde que la actuaci√≥n policial se repleg√≥, los manifestantes lejos de dispersarse, han seguido reuni√©ndose cada d√≠a en la plaza G√ľndońüudu del centro de Izmir. Sin embargo, el ambiente de tensi√≥n vivido en d√≠as anteriores ha dado paso a un ambiente completamente festivo.