psicologia

La indefensión puede ir más allá del hecho concreto de una situación, que se puede aprender y se puede reproducir. Se puede aprender a perder, a no tener esperanza, a no ver soluciones donde existen potencialmente. No es que estén bien como están, es que han perdido la esperanza y tienen miedo de volver a sufrir.
Si hay algo que cuesta a la mayoría de las personas es pronunciar esta palabra. Los motivos por los que nos cuesta tanto decir que NO están relacionados con la aceptación por parte de otros. Interpretas que si te niegas a hacer los favores que te piden, te van a juzgar como una persona egoísta, poco solidaria y nada complaciente. Puedes ser servicial, lo que no tienes que ser es servil. Ojo con la diferencia.
Son perfectamente conscientes de lo que hacen y saben diferenciar entre el bien y el mal. Pero antes de reconocer que mienten, revientan. No se trata de una enfermedad, sino de una fea costumbre que juega con la ética y la falta de respeto hacia los demás.
Vivimos en el lugar y en el momento más seguro de la historia de la humanidad, Europa occidental a comienzos del siglo XXI. Si tenemos la sensación de que el mundo es cada vez más violento, es porque estamos más sensibilizados. En estos tiempos de crisis económica, es una buena ocasión para pensar en los motivos que tenemos para ser profundamente optimistas.
Elimina de tu vida las batallas que no necesitas, no sufras porque otros lo están pasando mal, sencillamente, no servirá de nada. Si quieres prestar ayuda, hazlo, te dignifica como persona. Pero no eres mejor amigo ni familiar si al prestar ayuda, sufres con ellos.
Durante el período escolar, muchos niños comen en el colegio y terminan comiendo de todo y sin montar escándalos. En el colegio no hay ninguna madre con contemplaciones cocinando diferentes platos para los distintos miembros de la casa, no hay nadie que haga avioncitos.
Si intentas razonar contigo mismo, si buscas encontrar la solución que te deje tranquilo, la llevas clara, porque no existe. Y las soluciones que hasta ahora tienes, no son suficientes, porque sigues angustiado. ¿Para qué seguir? Para.
Todos recordamos la archifamosa frase "El hombre es un lobo para el hombre". Gracias a la investigación con primates y niños, sabemos que esto no es cierto. Existe un componente innato de la tendencia a ayudar a otros.
¿Son los amigos del alma un complemento de juventud? Parece que hacer nuevos amigos, y que se conviertan en los mejores del
He visto a mucha gente en la consulta perder la dignidad y los papeles persiguiendo fantasmas. Hay situaciones en las que debes saber perder y dejarlo pasar: no te quiere, o no te quiere lo suficiente.