publicas

Mientras pensemos en la bicicleta p√ļblica como un modo masivo de transportar punto a punto dentro de la ciudad, no solo estaremos condenando el espacio p√ļblico a la presencia de un nuevo devorador (menos agresivo que el autom√≥vil, pero mucho m√°s que el transporte p√ļblico). Estaremos privando a la bicicleta de su enorme potencial.