queretaro

estherMe gusta despertarme en las ma√Īanas en Sierra Gorda de Quer√©taro, M√©xico, con el sonido de los b√ļhos macho que llaman insistentemente a sus novias; y que a ese canto le acompa√Īen los de otros p√°jaros que, de vez en cuando, cuentan adem√°s con el coro de fondo de un burro, una mula y una vaca. Y pienso que nadie tiene derecho a robarme a m√≠, ni a los que habitan en esta Reserva de la Biosfera, todo esto.
huellas puma Hoy es mi cumplea√Īos y he decidido pasarlo alejada de la civilizaci√≥n, con unas polainas que me protegen de la eventual picadura de una v√≠bora de cascabel y lista para una caminata de m√°s de cuatro horas por un bosque casi virgen. El inicio de la expedici√≥n ya es una peque√Īa aventura.