ranking universidades

La Universitat Pompeu Fabra es la mejor valorada y se sitúa en el puesto 156 mundial.
El ranking CYD mide el rendimiento de los distintos centros de educación superior.
EEUU continúa dominando el listado, con ocho instituciones en el Top 10 y 44 en el Top 100.
La Fundación CYD ha dado a conocer los resultados de la quinta edición de su análisis de los centros universitarios.
"¿Qué podría esperar un gobierno con lo que invierte en universidades?", se preguntan los expertos.
Según el último ránking de 'Times Higher Education'.
Con un millón de personas menos en el paro que hace tres años, una reducción de 200 puntos en la prima de riesgo y un ritmo de crecimiento económico que supera el 3% desde el segundo trimestre de 2015, la imagen que proyectan los medios prolonga su tono fúnebre, cuando no apocalíptico.
Las universidades catalanas Pompeu Fabra, Autónoma de Barcelona y Politécnica de Catalunya figuran en lo más alto del ranking
Nos machacan desde hace años con el estribillo de que el problema de que la universidad española no sea excelente ni esté bien posicionada en los rankings depende de sus profesores. Dejaremos para otro día la falacia de esos listados y nos centraremos en el concepto de "excelencia" que se nos está queriendo vender.
No hay ninguna universidad española entre las 50 mejores de Europa, según el ranking elaborado por Times Higher Education
Las universidades españolas son "de las mejores del mundo" para el director general de Política Universitaria del Ministerio
El trabajo de un científico es algo así como construir la Sagrada Familia de Gaudí: tiene un principio pero no parece que haya final, un día a día lleno de obstáculos y desafíos y que muy de vez en cuando nos da algún triunfo. Aún así, realmente vale la pena.
España sí aparece clasificada entre las 16 primeras universidades de un sub-ranking del QS, el de las mejores ciudades universitarias, destacando Barcelona y Madrid, gracias a su amplio abanico formativo, el cual se combina con la calidad de vida de estas metrópolis.
Existe una tendencia general que, debido a la ausencia de alternativas concretas, apoya el statu quo. Es la que habla, abundando en los lugares comunes, de mantener o incrementar el número de becas, aumentar el número de profesores por alumno y reducir el precio de las matrículas para que todo el mundo pueda estudiar.
Urge redoblar la proyección internacional de nuestras universidades, una proyección que hay que ganarse reclutando a más profesores extranjeros y sobre todo aumentando el número de estudiantes internacionales. Y aunque las encuestas corroboran que España es un país de enorme atractivo para estudiar, hay que encontrar ideas que continúen fortaleciéndonos.