reforma constitucional

La Diada ya est√° aqu√≠ y los partidos pol√≠ticos catalanes y espa√Īoles se posicionan ante una celebraci√≥n que este a√Īo est√°
El 7 de julio de 2014 Pedro Sánchez defendió como candidato a la secretaría general del PSOE que el partido celebrase primarias
Rajoy quiere que se visualice de forma n√≠tida que ni Catalu√Īa, ni la Generalitat, ni Artur Mas pueden doblar el pulso al Estado. Y s√≥lo despu√©s de ello, y siempre que no se celebre la consulta ilegal que con seguridad "tumbar√°" el Constitucional, estar√≠a dispuesto a abrir paso a la ponencia parlamentaria que estudie la reforma de la Constituci√≥n de 1978.
Sin pudor. Su balance de fin de curso no pudo ser más triunfal. Con todo, lo peor no fue la euforia con la que Mariano Rajoy diera por sentado que ahora viene la remontada; celebrara que a la vuelta del verano el PIB vaya a crecer al 1,5% o sacara pecho por "no haber dejado desguarnecidos a los más débiles"... Lo realmente duro fue su amnesia.
No hi ha cap llei que reguli el pas de la corona d'un rei dimitit a un altre. Han passat gairebé 40 anys, però l'apartat 5 de l'article 57 està per fer. Les raons poden resumir-se en: pànic cerval i paralitzant davant qualsevol forma de democràcia directa i un dels seus efectes col.laterals, la pèrdua de poder.
Rajoy y Saénz de Santamaría (presos de un virulento ataque de amnesia que les hizo olvidar el artículo 92 de la Constitución) amenazaron con lo de siempre, que si alguien quería referéndum que cambiara la Constitución, para luego ponerse a cantar al unísono: "Aquí te espero comiendo un huevo, una tortilla y un caramelo".
¬ŅC√≥mo solucionar la situaci√≥n de Catalu√Īa? El secretario general del PSOE, Alfredo P√©rez Rubalcaba, ha anunciado este lunes
Ning√ļn Estado serio se plantea reformar su Constituci√≥n para satisfacer las ansias independentistas de determinadas fuerzas pol√≠ticas y sociales de una parte de su territorio. Dejando de lado esta cuesti√≥n, de lo que se tratar√≠a ahora es de no demorar m√°s lo que urge ya acometer.
Los nacionalistas e IU se niegan a celebrar el 35 aniversario de una Constitución que consideran desfasada. CiU, PNV y BNG
Creo que ha llegado el momento de tratar de respondernos, en cuanto ciudadanos, qué modelo de Jefatura de Estado queremos para el siglo XXI. Tal vez, y con carácter previo a esa redefinición que reclamo, habría que plantearse una revolución: la que recupere el pulso de la ciudadanía y provoque la transformación de unas estructuras partidistas que, en vez de alimentar, asfixian nuestra democracia.