regeneracion

soriaA m√≠, y a casi todos los mortales, se nos escapan los favores que el propio Rajoy, o Guindos, o el partido, puedan deber al ex ministro. Pero el caso me ha llevado a constatar, una vez m√°s, el papel de los "amigos" en la sociedad espa√Īola. El amiguismo es tambi√©n en buena medida aliado de la desigualdad y enemigo de la movilidad social. Si no perteneces a ciertos entornos, dif√≠cilmente vas a poder tener los contactos que te permitan conseguir ese primer trabajo, dar ese primer paso en tu carrera que suele marcar el camino del futuro. No hay m√°s que ver las apabullantes cifras del paro juvenil para constatar la crudeza del fen√≥meno.
ciudadanosEn este momento, de las 4.275 peticiones de información promovidas por los ciudadanos, 700 han llegado al Consejo de Transparencia y Buen Gobierno en busca de mediación, de respuesta, de amparo. Nunca un organismo tuvo más sentido en el anclaje con la confianza, con la independencia y con la objetividad. Nunca una organización se sintió tan próxima a los ciudadanos.
2014-02-06-20131023sesioncontrol.jpgAhora que toca meter la papeleta en la urna, una de las cuestiones que plantearse es si cuando votas a candidatos sobre los que pesa la sombra de la corrupción o que se han rodeado de corruptos es porque apruebas sus comportamientos o los minimizas con el clásico todos son iguales frente al miedo que producen las nuevas formaciones
La televisi√≥n inglesa habla de un tipo que parece estar cambiando el sistema de bipartidismo espa√Īol. Hablan de √©l como el -acad√©mico de la coleta- que parece estar dispuesto a llevar el tim√≥n del pa√≠s. Pero te lamentas y vuelves a pensar en tus lentejas de casa mientras degustas el s√°ndwich de tu piso de Londres.
Hoy, desnudada por segunda vez la honorabilidad de Pujol, queda a la vista el obsceno espect√°culo de una casta pol√≠tica que ya no puede hip√≥critamente tapar sus verg√ľenzas bajo la bandera catalana de reivindicaciones, por otra parte, totalmente leg√≠timas, y el grotesco sainete de un bipartidismo que, solo al precio del cinismo, puede aparecer ahora como denunciante justiciero de esa misma corrupci√≥n ante la que anta√Īo hizo la vista gorda.
El otro d√≠a recib√≠ una tarjeta postal de Colliure. Juan de Mairena me cuenta que est√° algo preocupado porque Antonio Machado, su amigo y creador, se pregunta y se pregunta por qu√© los partidos tradicionales de la izquierda espa√Īola llevan perdiendo gas alarmantemente desde hace tanto tiempo.
Hoy ya no vale comunicar: s√≥lo los hechos comunican. La crisis hizo que el agua desapareciera y qued√°semos todos desnudos. El cr√©dito es cero para todos, y m√°s a√ļn para los partidos que ya han tenido decenas o cientos de casos de corrupci√≥n sangrante en sus filas. Ya no sirve decir qu√© haces, s√≥lo hacer lo que dices que haces.
Muchos dicen que este es un país de Quijotes. Es cierto, sí, que los hay, pero, en realidad, es un país de Lazarillos. Si fuera de Quijotes nuestro recorrido histórico sería muy otro, seríamos atrevidos y respetuosos, nuestra palabra sería ley y creeríamos en la bondad de las personas.
Un grupo de académicos, economistas, escritores, científicos y representantes del mundo de la cultura han elaborado un manifiesto