regimen-del-78

Hace tiempo que el Estado Social que se proclam√≥ en el primer√≠simo de los art√≠culos de la Constituci√≥n Espa√Īola de 1978 salt√≥ por los aires. Va siendo hora de certificar su defunci√≥n. En los √ļltimos a√Īos, poco a poco, mediante la adopci√≥n de decisiones pol√≠ticas y normativas estrat√©gicas, se ha ido desactivando el contenido de todas y cada una de las previsiones constitucionales que serv√≠an para garantizar la efectividad del Estado social, haciendo que la forma de estado constitucionalizada sea irreconocible.
congresoLa tarea fundamental pasa por hacer de Podemos el instrumento más eficaz (el mejor) para el cambio, una verdadera herramienta al servicio de la gente y no de las instituciones. Para eso no debemos proyectar nuestro futuro ni permitir que nuestro destino esté en manos de quienes han entregado el país a los corruptos. No podemos ni debemos parecernos a nadie, ni seducir a quienes han sido cómplices de este golpe de régimen.
congresoLa inestabilidad pol√≠tica que se vive actualmente en Espa√Īa no tiene por qu√© ser tan negativa como se cree. De hecho, si los dirigentes saben responder al reto con altura de miras, es posible que la nueva situaci√≥n, m√°s que una fuente de males, sea un principio de soluci√≥n a problemas que venimos padeciendo por d√©cadas. La b√ļsqueda de mayor√≠as absolutas en todos los √°mbitos ha favorecido los monopolios de poder y, con ello, la impunidad y la corrupci√≥n.
bipartidismoobloquo Tras los resultados del 20D y el 26J se certifica la italianizaci√≥n de nuestra pol√≠tica, con grandes y no tan peque√Īos partidos, con presiones, chantajes y maniobras trapaceras que nos abocan al bloqueo. Seamos sinceros, no se puede sacar adelante una legislatura presionando a Pedro S√°nchez durante cuatro a√Īos, la par√°lisis es por lo tanto una cuesti√≥n sist√©mica.
anguita e iglesias El pasado mes de mayo un conocido l√≠der pol√≠tico espa√Īol, emocionado ante las favorables perspectivas de su formaci√≥n pol√≠tica en plena precampa√Īa electoral, exclam√≥ entusiasta: "¬°Este es el a√Īo 77!". Lo que ese pol√≠tico quer√≠a decir es que la sociedad espa√Īola estaba a un tris de corregir, gracias a una fabulosa m√°quina del tiempo, las decisiones pol√≠ticas tomadas en el a√Īo 1977, durante la transici√≥n pol√≠tica desde la dictadura franquista a la democracia.
Que los analistas políticos no dejen de hablar de la posibilidad de un acuerdo para la gran coalición PP/PSOE, cuando ambos partidos acaban de sufrir la pérdida de votos más importante de su historia reciente, debería ilustrarnos acerca del precario valor que para los intereses de la dictadura financiera tiene la voz de los ciudadanos.
Anoche, cuando Mariano Rajoy agradec√≠a los resultados a sus seguidores le falt√≥ admitir la verdad m√°s dolorosa: "Espa√Īoles, el bipartidismo ha muerto". Tras sus expresiones de "inestabilidad" se encuentra el fin del bipartidismo, de la alternancia pol√≠tica, de un modelo de representaci√≥n y gesti√≥n que ha sido clave en la estabilidad y gobernanza.
formulaDurante estos 40 a√Īos de democracia, los espa√Īoles nunca hab√≠amos asistido a un derrumbamiento tan abrupto de la enorme concentraci√≥n de poder de que dispon√≠a un solo partido (el PP, naturalmente) en tan solo cuatro a√Īos. ¬°Sin ese desmoronamiento de su hasta hace poco impresionante bloque de poder resulta imposible explicar nada de lo que est√° pasando en el escenario electoral!
2014-02-06-20131023sesioncontrol.jpgDía histórico. Hoy se ha extendido el certificado de defunción del bipartidismo, usando el lenguaje médico que tanto gusta a la clase política. Solo han faltado Los del Río, cantando la manoseada sevillana en el pasilllo. Ese pasillo en el que algunos hasta han soltado una lagrimita, pensando en que no lo volverán a pisar la próxima legislatura.
germ√°nEl fil√≥sofo Germ√°n Cano, profesor de la Universidad de Alcal√° de Henares y miembro, por el √Ārea de Cultura, en el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, acaba de publicar su nuevo libro Fuerzas de flaqueza: nuevas gram√°ticas pol√≠ticas (2015, Catarata).