Reporteros sin fronteras

Hay poco que celebrar en este D√≠a Mundial de la Libertad de Prensa si nos centramos en el panorama de c√≥mo ha ido esa libertad, no ya en los √ļltimos tiempos sino en el √ļltimo a√Īo, el peor de los √ļltimos 17 para los periodistas e internautas, convertidos en objetivo de depredadores de todo tipo.
La libertad de expresi√≥n no garantiza por s√≠ sola la calidad del debate, como bien sabemos en Espa√Īa. En estos meses turbulentos cada acontecimiento, cada declaraci√≥n, cada frase discordante -da igual con qui√©n- son respondidos por un coro vociferante y agrio que ahoga cualquier atisbo de idea en un ruido ensordecedor y est√©ril.
"No encontraron armas ni bombas en mi casa. No tenían ninguna prueba... no tuvieron contemplaciones". Nedim Neser, periodista