resposteria

Había una vez un pastelero italiano llamado Gasparini que vivía en Meiringen (Suiza), allá por el siglo XVIII, al que se