restaurantes

脡l interpret贸 una cosa, pero la empresa lo niega.
"No hice el pedido por mi. No lo necesito".
Por lo que se ve, se equivocaron de local.
Mejor al aire libre, pero si no es posible...
Los agentes se vieron obligados a entrar en el restaurante rompiendo una ventana despu茅s de que nadie les abriese la puerta.
鈥淣o s茅 si estaba trabajando o buscando marido鈥, llega a decir la usuaria.
"En alg煤n momento alguien por encima deber铆a tomar cartas en el asunto".