La Transición no hubiera sido la misma, seguramente, sin el rey Juan Carlos I. La elección de Adolfo Suárez demostró su olfato