Richard Yates

Es difícil encontrar una fotografía de Richard Yates en que no aparezca con la cabeza ligeramente agachada. La mirada de Yates tiene una mezcla de desolación y sarcasmo, de desamparo y sutil socarronería que le confieren un aire de hombre frágil y solitario. Los ojos vidriosos, saturados de alcohol.