rodea el congreso

Resulta muy fácil empezar este artículo llamando la atención a Mariano Rajoy sobre el peligro que las "mayorías silenciosas" han representado siempre para cualquier democracia. No es solo indicio de una preocupante falta de sensibilidad hacia la dimensión política de la sociedad civil realmente preocupante, sino de ignorancia histórica.
Sr. Rajoy, yo soy parte de esa mayoría silenciosa que no se manifestó el 25S y le ruego que no tergiverse y mucho menos se apropie de mi silencio. Que no estuviera físicamente en Neptuno no significa que no me indigne ante las cargas policiales, la desmedida reacción de la delegada del Gobierno, la manipulación por parte de la televisión estatal de las imágenes de lo ocurrido, la chulería de los agentes que se negaron a identificarse en la estación de Atocha e intimidaron a los viajeros.
El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha informado a la Policía de que los delitos que imputan a los 35 detenidos
Dentro del Congreso hubo grupos parlamentarios que se dedicaron a aprovechar el incendio para sacar provecho. Para algunos el rodeo del Congreso sólo supuso alguna incomodidad a la hora de entrar, de llegar, de salir, para muchos marcó un antes y un después.
La Policía Nacional ha difundido las imágenes del material incautado durante las protestas de ayer en torno al Congreso. Hay
Ayer muchos de nosotros aprendimos muchas cosas. Aprendimos que hay una de dos reacciones, sentarnos en el suelo y recibir palos, o autodefendernos y combinar las dos cosas, pero no correr. Y este debate ya lo tenemos.
La Jefatura Superior de la Policía Nacional admite que en la manifestación del 25-S en Madrid este martes participaron agentes
Pero frente a los que creen que es la política en general la responsable de nuestra situación, algunos creemos que solo lo son algunas de las personas que viven de ella. Ayer, los anti-sistema-democráticos estaban dentro, no fuera.
El 25S, como el 15M, la gente ha salido a la calle a reclamar m√°s y mejor democracia, a decir que ha llegado el momento de que se produzcan cambios importantes y de fondo en nuestro sistema democr√°tico.
El oto√Īo de la pol√≠tica no ha llegado. Muy al contrario, s√≥lo una acci√≥n pol√≠tica convencida y empe√Īada hace 'rentable' el Estado de bienestar; s√≥lo una respuesta pol√≠tica a los mercados nos sacar√° del atolladero: la respuesta de los recortes nos va a matar, cuando casi ya ha muerto.