roland barthes

fugacidadCualquiera que hoy se comprometa sin reservas corre el riesgo de resultar gravemente da√Īado en el futuro, en caso de que la relaci√≥n sea disuelta. La moraleja de mi monumental descalabro nos dice que en nuestros d√≠as, los actos e interacciones amorosas no deben ser c√°lidos ni menos a√ļn apasionados: las cosas est√°n bien mientras se mantengan cool, light o low cost.
derridaA Barthes le molestaba que la palabra "amar" se manejase alegremente por todo el mundo. El sujeto enamorado es un marginal, tanto más auténtico cuanto deja de estar de moda; es un sujeto cuyo discurso es provocador y heterodoxo y es capaz de alcanzar cotas insospechadas de autocrítica, aplicándose a sí mismo un poco de psicoanálisis de una manera un poco salvaje.
La estrategia del Gobierno para salir de la crisis parece ser la de Ikea: M√≥nteselo-usted-mismo. Y personalmente, y aunque mi situaci√≥n personal pueda corroborar el principio, soy muy esc√©ptico al respecto y coincido con mi tocayo Ignacio Fern√°ndez Toxo: se√Īora B√°√Īez el nuevo paradigma sigue siendo el trabajo asalariado.