Pero lo grave, y lo triste, y lo desasosegante de lo que ha pasado en RTVV va más allá de la muerte laboral de 1.300 personas. Lo terrible es que lo han hecho a la vista de todos, con los votos de la mayoría, con el respaldo de la ley.