ruedas

Europa restringe este tipo de ruedas.
Durante el √ļltimo siglo hemos adaptado las ciudades para acomodarlas al autom√≥vil. Las distancias entre nuestra casa y los
Como probador, con muchos kilómetros en mi haber a través de centenares de coches con neumáticos de todo tipo, nunca había probado algo tan malo. No se lo recomendaría ni a mi peor enemigo. Os pido, animo y aconsejo que no las compréis.
Los automovilistas toman la err√≥nea decisi√≥n de ajustar su presupuesto a base de la calidad de los neum√°ticos, alargando la vida √ļtil de los que usan y descuidando las siempre necesarias labores de mantenimiento. Y caer en esa trampa es hacerlo en comprometer nuestra propia seguridad.
Son unas cubiertas creadas para rodar sobre hielo y nieve en condiciones de mucha mayor seguridad que con neum√°ticos convencionales; incluso en mucho mejores condiciones que con las tradicionales cadenas. Aunque su dise√Īo tiene una complejidad muy notable, su eficacia se debe a dos factores: el uso de un dibujo especial, con innumerables "laminillas" que hacen que el neum√°tico tenga el efecto "garra" sobre el hielo y la nieve; y la utilizaci√≥n de compuestos de goma que no pierden sus caracter√≠sticas por debajo de los 7 grados.
M√°s de 30 furgones del Cuerpo Nacional de Polic√≠a aparecieron esta ma√Īana con una de las ruedas pinchadas, en el centro policial