rural

Colectivos afectados intentan frenar estas instalaciones, camufladas de soluci贸n, debido a su impacto medioambiental y su alto coste para la salud.
Varias familias gallegas tratan de frenar la instalaci贸n de aerogeneradores de 200 metros de alto a poco m谩s de 500 metros de sus hogares y explotaciones ganaderas.
Se ha hablado mucho y actuado poco.
"Y aqu铆 seguimos, con una sonrisa, dando de comer al mundo".
Seg煤n datos del Observatorio de la Juventud en Espa帽a.
"No hay cojones a que le pongan una simple tilde en la i". Pues s铆 que los hubo, s铆. La reivindicaci贸n de unos vecinos en