Asumiendo su derrota, los toros se han rendido a la lógica deportiva. Así se pone de manifiesto en las vibrantes retransmisiones radiofónicas de los actuales encierros de San Fermín. Los dos o tres minutos de duración son intensos. Obligan a los locutores al esfuerzo de la palabra acelerada y rica de matices.