sexologa

vejezLa sexualidad sufre cambios a lo largo de la vida de las personas. La edad no perdona en muchos sentidos. Y seguramente, en este tampoco. Son muchos los estudios que nos confirman que la sexualidad cambia, pero no tiene por qué empeorar, ni mucho menos desaparecer.
enfadadaEs muy habitual que, después de una discusión, la líbido de una mujer se esfume, incluso que tarde en volver. Porque para poder tener relaciones, dentro del marco de una pareja, necesitamos una seguridad afectiva, un estado receptivo que desaparece cuando discutimos.
Conozco muchas mujeres a las que no les gusta el porno. No solo no les gusta; es que les repele, les echa para atr√°s. No quieren ni verlo. A veces mando como parte de la terapia sexual ver im√°genes de alguna pel√≠cula porno. Pero ya me cuido de recomendar porno que no sea del com√ļn, del mundano, del que t√ļ y yo sabemos. ¬ŅPor qu√©? Porque no lo van a ver. No lo van ni a intentar.
inapetenciaS√≠, se√Īores y se√Īoras. Los hombres no tienen por qu√© decir siempre que s√≠. A veces no tienen ganas. A veces tambi√©n est√°n cansados para el sexo. A veces pueden tener a su pareja perfectamente dispuesta y decir que no. El problema es que cuando la falta de deseo es del hombre, las mujeres nos lo tomamos de una manera personal.
sexualidadymujerNuestro deseo siempre es m√°s o menos que otro: el masculino. No nos dejan tener el que sea. Siempre compar√°ndonos y estando a expensas de un modelo masculino de sexualidad que no nos representa. Donde el coito es el imperativo, donde los orgasmos no son para nosotras, sino para que el otro se sienta capaz y competente. Donde estamos enfermas o eso nos hacen creer. Y donde es urgente que nos mediquemos.