Silicon Valley

Entrevista con el Alto Comisionado para Espa√Īa Naci√≥n Emprendedora: "Illa es el ejemplo de pol√≠tico que necesitamos"
"¡YouTube filtró mis canales para evitar que consigan visualizaciones!", dijo Nasim Aghdam en su web.
Me sigue sorprendiendo la fe ciega que tienen algunos en el emprendimiento, √ļnica v√≠a posible para resolver todos los males econ√≥micos de este pa√≠s. Porque, si uno mira la composici√≥n de nuestro tejido empresarial, ver√° que vivimos en tierra de emprendedores. De los algo m√°s de tres millones de empresas que hay, 1,8 millones no tienen asalariados y 1,5 no llega a 10 trabajadores.
iphone text messageComo el resto de empresas fabricantes de smartphones, la manzana necesita para sus creaciones un extra√Īo mineral llamado colt√°n. Seg√ļn Amnist√≠a Internacional y la ONG Afrewatch, su extracci√≥n es llevada a cabo con mano de obra infantil, ni√Īos de apenas siete a√Īos que trabajan una media de 12 horas al d√≠a.
facebook pazAlg√ļn d√≠a no muy lejano, cuando abramos nuestro perfilito de Facebook veremos una pesta√Īa de solidaridad con los Conflictos de los Grandes Lagos. Podremos criticar la miner√≠a ilegal en la Rep√ļblica Democr√°tica del Congo. El perfil tendr√° una alerta por cada v√≠ctima en Yemen. Y en Siria.
Facebook ¬† Ve a nuestra portada ¬† Pinterest Twitter Otro de los gui√Īos a la serie es la direcci√≥n web de la propia Alphabet
google data centerPrimero fue Dios, luego fue la razón, y ahora, por lo que parece, son los datos y la computación. Le fe ciega en el poder benefactor de la información almacenada en los grandes centros de datos de todo el mundo parece que ha sustituido a la que antes profesábamos a la religión o la política.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha solicitado este viernes a los ejecutivos de la industria tecnológica una
stevejobsCuando a principios de 2005 la demanda de ingenieros e informáticos comenzó a crecer en Silicon Valley, Steve Jobs selló en nombre de Apple un pacto secreto e ilegal con Eric Schmidt, CEO de Google, para mantener bajos los salarios.
El fenómeno de Podemos demuestra que cada vez hay una sima más grande entre los progresistas que podríamos llamar de primera, aquellos que tienen un trabajo, una casa en propiedad y un proyecto vital más o menos claro, y el resto, muchos de ellos jóvenes -pero no solo- cansados de esperar y a los que solo mantiene conectados al sistema la cultura del low cost.