slideexpand

Mi hijo llegaba a casa al salir del cole, le daba una merienda nutritiva a 茅l y a sus hermanos, y entonces llegaba la hora de los deberes. Entonces empezaban las pataletas, la rabia y los berrinches. Las quejas m谩s comunes eran que yo era TAN mala e injusta, o que le "torturaba" para que hiciese sus deberes.
Lo que pide el ciudadano vasco es la constituci贸n de un gobierno estable que pueda afrontar con garant铆as este terrible periodo de crisis. Hoy, m谩s que nunca se hace necesario pensar en pa铆s y no en partido.
Huguito es corajudo y bravuc贸n. Para unos, Huguito es un b煤falo desatado, un gorila rojo, pura sangre brava. Para otros, un militarote, un populista, un histri贸n. Todos, sin embargo, coinciden en que Huguito es socialista, feo y libertador.
Hoy, invitados por la fecha, nos ponemos ante el c谩ncer como objetivo a batir. Ma帽ana y siempre, mantengamos el m煤sculo activo para que el tiempo de tormenta, dolor e incertidumbre no se convierta en tiempo de desesperanza. Y perdamos el miedo; que no suceda, como dice Luis Garc铆a Montero, que a veces hasta la felicidad resulta una amenaza.
Trabajar para el servicio secreto de tu pa铆s y al mismo tiempo para el del enemigo te sumerge en una encrucijada personal tan volc谩nica, que las razones que te impulsan a ello tienen que ser especialmente poderosas. Al menos eso es lo que pensaba yo cuando me puse a investigar para mi nuevo libro 'Esp铆as y traidores'.
Quiero tomarme ese minuto largo para recordar, animar y agradecer a todos los que las acompa帽an. A todo ese cuerpo de especialistas de la sanidad; a los m谩s txikis de la casa, por ser tan inesperadamente fuertes; a los m谩s mayores, por ayudar a resistir este embate; y a las compa帽eras, y a los compa帽eros que aciertan con el calor de un gesto.