soberanista

Argumenta que el desafío catalán puede dejar "tocado" al Gobierno de Rajoy si se viera obligado a adoptar medidas "de esas que conducen a la frontera de la derrota moral".