syriza

Tras cuatro a帽os de infarto, con rescate, recortes, cuestiones de confianza y refrendos, el l铆der de Syriza ha tenido que adelantar las elecciones... y no se espera que gane.
Tras cuatro a帽os de gobierno de izquierdas, las encuestas dan como ganador al partido conservador Nueva Democracia, que para algunos griegos "fue una de las razones de la crisis鈥.
Grecia ha contratado a media docena de bancos con el mandato de preparar el retorno del pa铆s heleno a los mercados internacionales de capitales con una emisi贸n de bonos a cinco a帽os.
Como el r铆o seco que se resiste a morir, Pedro S谩nchez se mantiene al frente del PSOE. No hay caudal, no hay electores. Tampoco hay esperanza, salvo la de quienes a su alrededor -en un c谩ntico orgulloso, monocorde, dogm谩tico y enjuiciador hacia los discrepantes- entonan su #noesno, como si la coherencia sanchiana condujese a alguna parte, m谩s all谩 de la pretensi贸n de seguir al frente de un partido cada vez m谩s irrelevante.
pabloNo queda rastro del Pablo Iglesias chavista, ni del que acompa帽aba a Syriza en el dulce comienzo de Alexis Tsipras. Su desparpajo en esta etapa en que trata de asaltar los cielos del Palacio de la Moncloa evoca a la ni帽a mala de Vargas Llosa que, cuando es preguntada por sus otras vidas pasadas, responde con sonrisas p铆caras y evasivas.
Recaditos al vuelo. El exministro de Finanzas de Grecia Yanis Varoufakis ha criticado que el presidente del Gobierno central
El Parlamento de Grecia ha aprobado este viernes la ley que reforma el proceso de demanda de asilo y regula la devoluci贸n
Pedro S谩nchez pidi贸 ayuda a Alexis Tsipras, primer ministro de Grecia, para que intercediera ante Pablo Iglesias, l铆der de
pdrosnchzNueva Democracia y el PASOK pensaron que al tratar a SYRIZA como parias, neg谩ndoles su debido respeto como nuevo jugador del tablero, neg谩ndose incluso a reunirse con Alexis Tsipras, los deslegitimar铆an. Por el contrario, les ayudaron a asegurarse una victoria electoral. 驴Qu茅 moraleja puede sacar Pedro S谩nchez del desastre socialista griego?
Tsipras vuelve a estar entre la espada y la pared. O lo que es lo mismo: entre los griegos que soportan los recortes y la