terapia de pareja

Según los expertos, estas son las señales que deberían preocuparte.
La colaboradora contó hasta las preguntas íntimas a las que se enfrentaron ella y su marido, Juan del Val.
Admítelo: probablemente te has planteado algunas de estas cosas.
"Cuanto más tiempo paséis sin acostaros, más indiferencia sentiréis por el sexo. Pero también funciona a la inversa: el sexo es el mejor afrodisiaco".
"Sé consciente de que vais a discutir en algún momento. Cuando suceda, presta atención".
Muchas veces la solución es más sencilla de lo que parece.
enfadadaEs muy habitual que, después de una discusión, la líbido de una mujer se esfume, incluso que tarde en volver. Porque para poder tener relaciones, dentro del marco de una pareja, necesitamos una seguridad afectiva, un estado receptivo que desaparece cuando discutimos.
Seguro que ahora mismo, tienes en la cabeza a esa pareja de amigos tuyos, que son idílicos. Siempre están de acuerdo, nunca se enfadan. Nunca les has visto discutir, ¿verdad? Pues esos también discuten.
relacionesSiéntate a pensar y anima a tu pareja a que haga lo mismo. Intentad discernir dónde está el origen y orígenes de los conflictos. Hablad y compartid y, si es posible, intentad negociar. Si decidís seguir adelante, un psicólogo/a puede ser un buen apoyo, guía y testigo del proceso para comprender el origen de la tensión y para avanzar hacia una relación más saludable.
"Por mi experiencia, el problema sexual más frecuente es un deseo sexual desigual. La solución cambia dependiendo de la pareja