terapias absurdas

Pagar por abrazos, por acariciar gatos, por insultar, por romper cosas... Ya conocíamos algunas terapias absurdas del primer
¿Pagar por romper cosas es ocio? ¿Y cambiar dinero por acariciar gatitos? Hay ideas que pueden parecer absurdas pero resultan