tgv

La situación en Francia no es para tirar cohetes, pero pagar mis cotizaciones sociales al otro lado de los Pirineos me permite ser optimista en por lo menos una cuestión que me preocupa: mis probabilidades de cobrar una pensión de jubilación.