Tierras Polares

Hay expediciones en las que todo resulta como esperabas, sin sorpresas, y pareciera que es algo sencillo, que cruzarse 1.200
Posiblemente cuando lean estas l铆neas habremos llegado a la corriente de hielo que da nombre a esta expedici贸n del Trineo
trineoDe las 煤ltimas horas hemos pasado muchas dentro de una nube, como en una burbuja en medio de un entorno gris en la que cinco personas, cuando el viento para, tenemos tiempo suficiente para trabajar, leer, escuchar m煤sica, cocinar en nuestro peque帽o hornillo y, sobre todo, conversar de las mil aventuras y expediciones pasadas y de las que esperamos para el futuro.
expedicionLas previsiones meteorol贸gicas est谩n fallando en Groenlandia. El tiempo es ca贸tico, el viento rola como nunca antes lo vimos. Y nos est谩 creando dificultades en esta expedici贸n Cumbre de Hielo con el Trineo de Viento de Ram贸n Larramendi. La 煤ltima, una nueva e inesperada tormenta de viento y nieve que nos pill贸 desprevenidos, y es la segunda en lo que llevamos de viaje.
larramendiHa sido una tormenta mucho m谩s fuerte de lo que esper谩bamos. Comenz贸 en el turno a los mandos del convoy de Ignacio Oficialdegui y su equipo y fue subiendo en velocidad hasta que no pudieron aguantarla m谩s. Con cero visibilidad por la nieve que ca铆a, resultaba imposible encontrarla, as铆 que mientras los dem谩s intent谩bamos dormir, agotados, al vaiv茅n de los movimientos de la tienda, el tr铆o luch贸 para afianzar el equipamiento.
casetaEl deshielo est谩 siendo tan espectacular en el interior de Groenlandia que nos ha ralentizado el comienzo. Hasta el punto de que se ha adelantado dos meses, justo en las mismas coordenadas que Ram贸n Larramendi cuenta que visit贸 en otra expedici贸n en 1986: hay agua en mayo donde 茅l la vio entonces casi en julio.
expedicionEl lunes aterrizamos en Kangerlussuaq, al oeste de la isla 谩rtica. Pese saber que este a帽o el deshielo se ha adelantado, no est谩bamos preparados para lo que nos esperaba en esta localidad, la m谩s cercana a nuestro punto de partida. El calor es casi agobiante. De hecho, de d铆a estamos en en manga corta, y sudando en cuanto nos ponemos a preparar el Trineo. Es la peor noticia posible.