tomas gimeno

Para el Ministerio Público, las palabras del cura pueden constituir un delito de discriminación, castigado con penas de seis meses a dos años de cárcel.
A esta conclusión también ha llegado el responsable de operaciones del buque Ángeles Alvariño.
Los investigadores creen que los objetos, de pequeño tamaño, pertenecen al padre de las menores.
En paralelo, la Guardia Civil está realizando gestiones “en el ámbito civil”.