tomas-moro

moroHace ya bastante tiempo que apenas se escuchan propuestas para caminar, para construir. Ante amenazantes futuros, se ha impuesto una l√ļgubre mirada defensiva en la conciencia occidental. Eso a pesar de que, con la gran cantidad de graves problemas existentes, seguramente vivimos en la sociedad m√°s confortable -opulenta, siguiendo el adjetivo de Galbraith- que se haya conocido en la historia. Pero el atisbar un futuro con m√°s sombras que luces se ha convertido en nuestro t√≥pico. Nuestra br√ļjula no encuentra la isla de Utop√≠a.
El otro d√≠a recib√≠ una tarjeta postal de Colliure. Juan de Mairena me cuenta que est√° algo preocupado porque Antonio Machado, su amigo y creador, se pregunta y se pregunta por qu√© los partidos tradicionales de la izquierda espa√Īola llevan perdiendo gas alarmantemente desde hace tanto tiempo.